socioeco.org
Sitio de recursos de la economía social y solidaria

Nekasarea: un colectivo vasco al servicio de la lucha diaria de la soberanía alimentaria.

Una red de consumidores y productores organizados mas alla de una agricultura sostenida por la comunidad

Jocelyn Parot, diciembre 2010

Nekasarea: así se llama la Red de productores organizados y de consumidores organizados, que opera en Bizkaia desde hace dos años. Desde hace 4 años, el sindicato campesino Ehne, miembro fundador de La Vía Campesina (en 1996), invierte muchos de sus esfuerzos en la ejecución en partenariado de proyectos de circuitos cortos de comercialización de productos alimenticios . Dichos proyectos se inspiran de la experiencia de las AMAP (término que designa en francés la agricultura sostenida por la comunidad – ASC)

Se estima que en 2010, hay un centenar de campesinos que organizan su producción para poder realizar una venta directa a los consumidores.

El sindicato Ehne es un actor importante dentro del contexto social y político local. Creado durante los años 70 para defender el precio de la leche, rápidamente se transformó en una expresión de la lucha contra el franquismo y de la democratización de la sociedad. Desde hace varios años, Ehne es el primer sindicado de agricultores de la provincia de Bizkaia, con más de 1000 afiliados, que representan 60% de los campesinos de la región. El sindicato cuenta con un equipo de 10 empleados, repartidos entre el equipo de comunicación y el equipo de animación, que es responsable de la articulación de los sistemas de venta directa con el apoyo de los socios.

Hoy en día, hay más de treinta grupos de consumidores repartidos en toda la región de Bizkaia, pero principalmente en Bilbao y sus alrededores.

Como todas las recetas de las abuelas, la receta Nekasarea es simple pero se apoya sobre la experiencia (la red es sostenida por un sindicato que tiene en su haber una historia de cuarenta años de luchas campesinas), sobre buenos ingredientes, diversos y del terruño, como el almacén de Zeanuri y sobre la paciencia. Las formaciones, que llevan a cabo los animadores incansablemente, semana tras semana revelan de esta dinámica.

1. Construir una alternativa que de sentido al intercambio

A través de la red Nekasarea, Ehne propone acciones que responden a diferentes problemas sin quedarse simplemente en la postura reivindicativa y critica.

Valores de la red

La red se construyó sobre los valores del modelo de la ASC y de las AMAP. De esta manera la noción de riesgo compartido es central, puesto que si bien los consumidores pagan mensualmente sus pedidos, se comprometen anualmente. El precio de la canasta, preparada por la red a partir de la producción de varios agricultores es bastante elevado (hasta 200 €/familia/mes para una canasta completa). Los pedidos son entregados una vez por semana (cuatro entregas por mes).

El compromiso anual se lleva a cabo con un contenido constante. Esto evita los problemas de planificación. Cada familia comienza generalmente con un periodo de prueba de tres meses, antes de comprometerse sobre el año completo. El importante desarrollo de Nekasarea desde hace dos años puede también explicarse a través de una tradición local muy arraigada: los gastronómicos, los militantes de la alimentación local y los sindicatos de campesinos se reúnen regularmente en las numerosas sociedades de Gastronomía que existen en cada ciudad de la región (en Durango existen al menos cuatro). El principal objetivo de estas sociedades, antigua tradición local, es favorecer, durante una comida preparada con productos locales, el intercambio y el lazo social. El lazo social y el intercambio: dos términos centrales que son recurrentes en cada encuentro que realizamos. Dos nociones que guían las acciones de los miembros de Ehne, orientadas hacia la información y la comunicación, aun si, como lo explica Umfaru, la regla de oro del sindicalismo campesino dice “ cuanto más se comunica, mas enemigos se crean, y cuanto más eficaz se es, más amenazas se reciben”

Nekasarea, una herramienta pedagógica al servicio del movimiento de la soberanía alimentaria

Los miembros consideraron pertinente incluir dentro de la experiencia de venta directa una nueva dimensión, haciendo de Nekasarea una herramienta pedagógica al servicio de la soberanía alimentaria.

Evidentemente, una de las ventajas de un sistema de partenariado local y solidario sumado a un sindicato ofrece la ventaja de garantizar la coherencia permanente entre acción local y dimensión global. Gracias a un importante trabajo de información y de formación sobre la evolución mundial se logra transmitir esta coherencia a los actores de las ASC: se evita de esta manera que el nuevo modelo vasco de partenariado se transforme en un club de ricos. Salir de “entre nosotros”, ir hacia la sociedad, hacer el esfuerzo de ir más allá de un grupo de iniciados. Hacer sociedad más que comunidad.

Los técnicos que trabajan en Ehne son empleados comprometidos, capaces de ejercer tanto el rol de formadores como el de animadores. De esta manera, Isa no es solamente la animadora de la red Nekasarea, sino también consumidora de la cooperativa de “consumidores-actores” en Vittoria. Es también responsable de un proyecto de bar-restaurante cooperativo que distribuye según los criterios de la agricultura campesina local y que emplea seis personas. Este bar-restaurante, apunta, entre otros aspectos, a demostrar que las acciones ecológicas no son exclusividad de una elite, pero que todo segmento de la sociedad puede organizarse para construir cadenas alternativas, que produzcan un menor costo social.

2. Los otros actores de las cadenas alternativas: el caso del almacén de Zeanuri.

El pueblo de Zeanuri nos reserva una agradable sorpresa: el centro de este pequeño pueblo, rodeado por las montañas de los Pirineos, tiene mucha vida debido particularmente al almacén local. La presencia de este almacén que vende principalmente productos locales es un excelente ejemplo de un proyecto local que se apoya sobre una cooperación entre las colectividades territoriales, los actores asociativos y los productores locales. El sindicato Ehne no tiene, en este proyecto un rol principal, pero sin embargo su apoyo es de gran valor.

El almacén del pueblo el actor central de un proyecto de revitalización de una zona rural

Hace algunos años, las autoridades municipales decidieron, frente al inexorable éxodo rural, proponer un concurso de ideas para revitalizar este pequeño pueblo de montaña y sus alrededores.

El proyecto de almacén-bar-restaurante fue llevado a cabo por una joven mujer consiente de los problemas de la agricultura local, puesto que ella misma era también productora y provenía de una familia de agricultores locales. Cuando su padre falleció, todos los hijos decidieron quedarse con el rodeo de montaña más por amor al oficio que por rentabilidad del proyecto.

La propietaria concibe este almacén como un circuito corto de comercialización y como un espacio de vida.

Este almacén es un circuito corto: dos pastores proponen queso de oveja y una productora hortícola vende productos orgánicos. La propietaria trabaja también en la chacra, produce sobre todo para autoconsumo y comercializa el excedente. Al principio Irena hacia todo: el cuidado de los animales, la gestión diaria, la venta y el pan. Puso el proyecto en marcha, luego transmitió su saber-hacer y ahora pasa el relevo a otras personas. Ocho personas se encuentran en la cocina y detrás del mostrador.

Este almacén es también un espacio de vida donde se multiplican los encuentros, donde la gente se restaura y retoma fuerzas. Las jornadas siguen el ritmo de los horarios de las diferentes actividades.*

El rol de Nekasarea: la coordinación y la defensa de lo ético

La red Nekasarea tiene el rol de coordinación: pone en relación los productores y el almacén. Informa también los miembros, más sensibles a la noción de consumo local que los habitantes del pueblo, sobre la existencia del almacén.

Según nos informa Julia, los habitantes del pueblo van a los hipermercados para hacer sus compras en vez de aprovisionarse en el centro del pueblo. El almacén es, por otro lado, un lugar ideal para tratar temas de sociedad, en especial los temas alimentarios.

CONCLUSION

Nekasarea es una nueva prueba de la fuerza del cambio social. El mismo puede llevarse a cabo cuando es dirigido por una organización social coherente que permite un desarrollo local real, una preservación del patrimonio agrícola y cultural y la realización de un proyecto colectivo del “vivir mejor juntos”.

Fuentes :

Bulletin International de Développement Local Durable n°74