socioeco.org
Site ressources de l’économie sociale et solidaire

Post Pandemia COVID-19: El abordaje territorial para un modelo económico y social más resiliente y sostenible

publicado en la revista digital DESARROLLO Y TERRITORIO, núm. 7, mayo 2020

Roberto Di Meglio, mai 2020

À télécharger : PDF (2,9 Mio)

Résumé :

A partir del 22 de abril de 2020, el 68% de los trabajadores (más de 2.2 billones) viven en países donde se cerraron los lugares de trabajo. Según estimaciones de OIT, 436 millones de empresas (incluyendo 389 millones de trabajadores por cuenta propia) están en sectores de alto riesgo (manufactura, servicios de alojamiento y comida, comercio al por mayor y al por menor, ventas inmobiliarias). La OIT estima una pérdida del equivalente de 305 millones de empleos en todo el mundo.

Alrededor de 1600 millones de trabajadores de la economía informal se ven muy perjudicados por las medidas de confinamiento y/o por trabajar en los sectores más afectados. Se estima que el primer mes de la crisis dio lugar a una disminución del 60 por ciento de los ingresos de los trabajadores informales a nivel mundial. La disminución prevista es del 81 por ciento en África y América Latina.

La posibilidad que el desempleo mundial crezca en el 2020 va a estar estrechamente relacionada con las tendencias que caracterizarán la economía mundial en el segundo semestre y con el impacto que tendrán las políticas puestas en marcha para mantener los empleos existentes y, una vez la fase de recuperación comience, para estimular la demanda de trabajo.

El informe de OIT recomienda seguir algunas orientaciones en las políticas a poner en marcha, en particular se enfatiza:

– Acelerar la ayuda a las empresas y a los trabajadores.

– Priorizar el apoyo a los ingresos, tanto para las empresas como para los trabajadores, a fin de mantener la actividad económica.

– Dar respuestas adaptadas a las necesidades para sostener a las pequeñas empresas, a través de una combinación de medidas de apoyo financiero directo y garantías de préstamo.

– Apoyar los ingresos de los trabajadores y las empresas que operan en la economía informal es esencial.

– Ofrecer información oportuna sobre el estado de las medidas de contención y de las estrategias de salida.

– Impulsar el empleo y atraer la inversión privada a través de inversiones públicas de gran escala.

– Promover una recuperación con alto coeficiente de empleo para un crecimiento inclusivo y sostenible.

– Las normas internacionales del trabajo deben formar el marco de referencia para las intervenciones en todas las etapas del proceso internacional.