socioeco.org
Sitio de recursos de la economía social y solidaria

El PIB como medida de la felicidad ? Los nuevos indicadores

Eje temático : Volver a definir la riqueza

Desde la segunda guerra mundial, se dice que una nación es rica si produce y vende, si sus intercambios económicos son importantes : el bienestar es económico y material y sólo es posible gracias al crecimiento económico. Sin embargo, la crítica de este último como sola medida de la riqueza de un país se ve acompañado de propuestas de nuevos conceptos : une nueva definición de la riqueza más allá de la riqueza económica, el concepto de bienestar, e incluso de felicidad, como en el Indicio de Felicidad del Buthan.

Podemos encontrar en estos conceptos, más allá de los mátices que colocan los distintos autores o grupos que los llevan, nociones como la satisfacción de las necesidades fundamentales, entendidas ya no como carencias pero como potencialidades de desarrollo personal y colectivo (alimentación, alojamiento, salud, educación, cultura, participación en la vida de la comunidad), pero también las nociones de igualdades de posibilidades, trabajo o actividad enriquecedora, recursos naturales y un entorno preservados, etc. Vinculo social y tiempo social vinculan el individuo a la comunidad ampliada.

Estos conceptos vuelven a enriquecerce al volver a crear sentido. Discutir la noción de riqueza, de bienestar o de felicidad, incluso si estos términos son desperdiciados o contaminados por el contenido materialista de la sociedad del progreso, se transforma en un desafío ciudadano y democrático, « una forma voluntaria, conciente y colectiva de asumir nuestro destino » (Meda, 1999)

En términos de políticas públicas, volver a definir la riqueza significa darse herramientas distintas de medida, un nuevo sistema y una nueva jerarquía de valores, una nueva evaluación de « lo que cuenta ».

El indicador de crecimiento económico, que mide las variaciones del PIB (Producto Interno Bruto) es un débil reflejo del bienestar de una sociedad. Reiterado meses tras meses, permanece sin embargo para los gobiernos y los medios de comunicación como el símbolo del éxito y del progreso, a pesar del hecho que es objeto de numerosas críticas : evita por completo la cuestión de su contenido cualitativo ; contabiliza como contribución positiva todo aquello que tiene una valor agregado en la economía de una nación, inclyuendo los gastos que sirven esencialmente a reparar los estragos provocados por las actividades humanas de producción o de consumo (contaminación, agotamiento de los recursos naturales, accidentes) ; no están valorizados por el mercado y por ende, no incluidos en el PIB numerosas actividades y recursos que contribuyen al bienestar (todas las actividades no remuneradas, por ejemplo) ; el PIB es indiferente a la distribución de la riqueza así creada ; al costo medioambiental ; a la flexibilidad del trabajo en la mayoría de los sectores de producción, etc. Preguntas extremadamente importantes se plantean : Crecimiento para quién ? Cuáles son los costos escondidos, sociales, medioambientales, humanos ?

Los PIB verdes, los indicadores de verdadera riqueza, de desarrollo humano, de bienestar económico, de felicidad representan unas cuantas proposiciones de darse como sociedad nuevos elementos que structuren nuestra visión del mundo, nuestros valores, la dirección que queremos seguir en forma colectiva.

En cuanto a la economía solidaria, la ambición de sus actores de ser portadores de otro modelo de desarrollo depende de su capacidad a que evolucionen las representaciones de la economía y de la riqueza más allá del mercado y del crecimiento. El desafío es doble : mostrar en qué las iniciativas y redes de la economía solidaria proporcionan beneficios colectivos específicos a la sociedad por una parte, y por otra, cómo contribuyen a otra representación de la economía. Es por ello que la evaluación de lo que constituye la riqueza de una sociedad es crucial tanto en los criterios y modalidades de evaluación del bien común (qué es la riqueza de un territorio ?) que en los indicadores propios a la economía solidaria (Cómo apreciarla ? Cómo medirla ?)

6 publicaciones | 5 Videos | 3 herramientas pedagogicas | Un estudio de caso | 19 Documentos de análisis/working papers/articulos | 3 intervenciones públicas | Una tesis | Un artículo

6 publicaciones

5 Videos

3 herramientas pedagogicas

Un estudio de caso

19 Documentos de análisis/working papers/articulos

3 intervenciones públicas

Una tesis

Un artículo