socioeco.org
Sitio de recursos de la economía social y solidaria
'

Análisis con perspectiva feminista de la Economía Social y Solidaria en el Estado

Proceso de Auditoría Social 2020 Versión 2

REAS, Red de REDES de Economía Alternativa y Solidaria, noviembre 2020

Para bajar : PDF (1,7 MiB)

Resumen :

Este documento presenta el análisis de los datos relativos al año 2019, recogidos durante la Campaña de Auditoría o Balance Social Estatal de 2020, en este caso solo centrado en los indicadores de género. Es decir, aquellos que miden el estado en que se encuentran las organizaciones en materia de equidad: nivel de brecha salarial, nivel de participación en la toma de decisiones, existencia de medidas de corresponsabilidad, utilización de políticas de lenguaje inclusivo, elaboración de planes de igualdad, entre otros aspectos.

En el Informe Anual completo de Auditoría o Balance Social de este año, se recogen los datos de 495 entidades y empresas de la Economía Social y Solidaria.

La estructura del presente informe centrado en indicadores de género, se divide en varios bloques diferenciados.

En el primero se ofrece información sobre el contexto actual y los antecedentes que han dado como fruto este análisis. Es importante aclarar que los datos utilizados para el análisis e interpretación de resultados son del ejercicio 2019, por tanto, no se han visto afectados por el impacto del COVID-19. En este sentido, para la campaña de recogida de datos 2020 se ha incluido una batería de datos específicos para entender el impacto de la crisis provocada por la pandemia y ver de que manera la Economía Solidaria le está haciendo frente. Estos resultados se analizarán en un informe específico.

El segundo bloque se basa en los principios evaluados por el Balance o Auditoría Social centrándose, como se explica en el párrafo anterior, en los indicadores específicos de género:

1. Membresía

2. Economía y Política de Lucro 3. Democracia y Equidad

4. Calidad del trabajo

Por último, se presenta un bloque de conclusiones y reflexiones que pueden ayudar a seguir avanzando hacia unas prácticas más corresponsables dentro de las organizaciones, y hacia un proceso de construcción de una economía que cuide la vida, en definitiva, una Economía Social, Solidaria y Feminista.