socioeco.org
Sitio de recursos de la economía social y solidaria

Plan para una sociedad P2P : el Estado-Socio y la economia ética

Michel Bauwens, abril 2012

Leer artículo en la página de: www.consumocolaborativo.com

Resumen :

Una nueva forma de producir está emergiendo. Con esto quiero decir: una nueva forma de producir cualquier cosa y todo, tanto si se trata de software, alimentación o incluso ciudades. Estamos descubriendo ahora (y en muchos casos re-descubriendo), que aquello que una vez exigió organizaciones rígidas y de una sociedad definida por la mentalidad de las jerarquías, se puede también hacer a través de la libre asociación con otra gente.

También es cada vez más claro que entrar en una era definida por una ética de la asociación libre y la horizontalidad no significa la institucionalidad en sí desaparecerá, sino que se verá sometida a la más profunda de las transformaciones. En el nuevo modelo institucional de la producción entre personas(P2P), el ejemplo más visible del cual es la industria del software libre, podemos distinguir la interacción entre tres roles/partners:

Una comunidad de colaboradores que crean los bienes comunes del conocimiento, el software o los diseños;

Una coalición emprendedora que crea valor de mercado en la parte superior de ese patrimonio común, y

Un conjunto de instituciones orientadas a ganar dinero (“for-profit”) que manejan la “infraestructura de la cooperación”

Hay una clara división institucional del trabajo entre estos tres roles.

Los colaboradores crean el valor usable que se deposita en los bienes comunes de innovación compartida en ámbitos como el conocimiento, diseño y código.

La institución “for-profit” facilita y defiende la infraestructura general de la cooperación que hace que el proyecto “conjunto” sostenible. Por ejemplo, la Fundación Wikimedia recauda los fondos para apoyar el espacio en el servidor sin el cual el acceso a la Wikipedia sería imposible.

La coalición emprendedora hace a contribuyentes individuales “sostenibles”, al proporcionarles un ingreso y, muy a menudo contribuyen también a la subsistencia de las asociaciones “for-profit”

¿Podemos aprender algo acerca de la política en este nuevo modo de crear valor, algo que fuera útil no sólo para estas comunidades particulares, sino también para a la sociedad en general? ¿Hay tal vez un nuevo modelo de poder y democracia co-evolucionfo desde estas nuevas prácticas sociales que pueden ser una respuesta a la crisis contemporánea de la democracia? Mi respuesta será un rotundo sí, y para reforzarlo más, voy a argumentar que estamos siendo testigos de un nuevo modelo para el estado. Un estado ‘P2P’(peer-to-peer), si se quiere.