socioeco.org
Resource website of social and solidarity economy

Globo Reporter A Surpreendente Economia dos Palmas

Novembro 2009

A video : 8min34

El modelo del Banco Palmas no puede explicarse sin la influencia que ASMOCONP tuvo en la articulación del barrio y los diferentes actores del mismo. En 1981, 8 años después de la llegada del primero grupo de personas al territorio que hoy se conoce como Conjunto Palmeiras, el barrio se organiza a través de la asociación para luchar por una vida mejor y de forma concreta para que su barrio fuese “habitable”, utilizando palabras textuales. Después de más de 15 años su esfuerzo se vio compensado con grandes conquistas para el barrio, puesto de salud, desagüe, escuelas, transporte público etc. Habían conseguido lo que se propusieron años atrás, el barrio era habitable, pero seguía siendo pobre.

Ante esta situación, Joaquim de Melo, el fundador, suele contar una anécdota que explica el razonamiento detrás del modelo palmas de banco comunitario. En las reuniones comunitarias, Joaquim hacia la siguiente pregunta, ¿Por qué somos pobres? La gente inmediatamente respondía “somos pobres porque no tenemos dinero”. Joaquim dice que la respuesta era tan obvia que no podía ser verdad así que comenzó a indagar en el tema. Una pesquisa local sobre el consumo del barrio, revelaba que el 80% de lo que se gastaba en alimentación, vestimenta, higiene personal y productos de limpieza se hacía fuera. Es decir, que se consumían productos de fuera de la comunidad, tanto en la producción como en su comercialización. Si uno se hace la misma pregunta, teniendo acceso a esta información, la respuesta cambia, “somos pobres porque perdemos nuestros ahorros”.

Con esta nueva perspectiva la comunidad decide, a través de ASMOCONP, crear el Banco Palmas. Un banco comunitario que tendría como base reorganizar las redes de consumidores y productores locales para poder desarrollar el tejido económico necesario para generar renta y puestos de trabajo. Esto se consigue con una serie de productos financieros ajustados a las necesidades de la comunidad (ahorro, crédito, moneda social, seguros), proyectos complementarios de capacitación y desarrollo, control social, articulación comunitaria etc. El Banco Comunitario se convierte en una plataforma de desarrollo local.

Muchas cosas han cambiado en estos 30 años, tanto, que esta experiencia se ha hecho famosa y se ha replicado en más de 50 municipios de Brasil y durante el 2011 se replicará en otros 50. La red de bancos comunitarios brasileños vive momentos de crecimiento exponencial, tanto en su número de bancos, como en su variedad de productos y en la profundidad de su impacto.