socioeco.org
Website de recursos comum da economia social e solidária

Entrevista a la Sra. Julienne Houngbo, ACFB (Asociación de las Cajas de Financiamiento de Benin), Cotonou, República de Benin

La Sra. Julienne Huongbo es miembro de la Asociación de las Cajas de Financiamiento de Benin (ACFB), donde ejerce actualmente la presidencia.

Aurélien Atidegla, Novembro 2003

1- Presentación

La Sra. Julienne HOUNGBO es miembro de la Asociación de las Cajas de Financiamiento de Benin (ACFB), donde ejerce actualmente la presidencia. Casada legalmente, es madre de cuatro hijos y vive en el hogar conyugal.

2. ¿Cuál es el objetivo principal de su actividad económica?

El objetivo principal de la Asociación es «aliviar la miseria y dificultades de las mujeres a través del crédito, la ayuda mutua y la solidaridad entre los miembros». Luchamos por el bienestar de las mujeres. Hace algunos años, cuando debía tomarse alguna decisión en el barrio, no se las consultaba. Luego de la inscripción ante el Ministerio del Interior, nuestra asociación se transformó en un interlocutor privilegiado del concejal en la toma de decisiones.

3. y 4. ¿Practica usted una economía diferente? Si es así, ¿en qué se diferencia de la economía dominante? Si no lo es, ¿por qué?

Lo que nosotros practicamos en el seno de la ACFB no es una carrera en búsqueda de la riqueza individual. Nuestra búsqueda está orientada hacia un mayor bienestar de las mujeres miembros, tenemos otra visión de la vida. La solidaridad entre los miembros no está guiada solamente por el deseo del reembolso de los créditos. Existe también el deseo de la instauración de la paz y la armonía dentro de la Asociación, y sobre todo en el seno del hogar. Sin tener una injerencia en la vida conyugal de los miembros, la Asociación obra por el mantenimiento de un clima de paz dentro del hogar, asiste a los miembros con dificultades en los momentos críticos del año (comienzo del año escolar, fiestas de fin de año, fallecimientos, festejos). Actualmente, estamos organizando fondos mutuos para comprar víveres a fin de año y revenderlos. En cada ACFB existe un consejo de administración y comités de vigilancia. Para beneficiarse del crédito, los miembros constituyeron grupos de solidaridad (GS) por afinidad, formando lo que llamamos «fianza solidaria». El crédito otorgado no se utiliza para realizar una actividad común a toda la Asociación. En eso, nuestra asociación se destaca de las agrupaciones de producción que reciben el crédito en común y emprenden actividades comunes. Actualmente, tenemos tres productos a proponer a los miembros: el crédito individual, el crédito solidario y el crédito de mercado. Pero en caso que el beneficiario tenga dificultad para el reembolso, los otros miembros le aportan su ayuda. Tenemos 4 proyectos en marcha: el crédito escolar, en la proximidad del retorno a clases, SOS salud, alfabetización, transformación de víveres (harina de mandioca mejorada, tapioca, pasteles).

5. 6. y 7. En su opinión, ¿qué es la abundancia? ¿La abundancia material es un fin en sí mismo o es un medio de alcanzar algo más? ¿Qué es ese algo más?

Para mí, aquel que tiene más bienes supera a los demás. La abundancia simboliza una facilidad para enfrentar las necesidades materiales y financieras, el desahogo, el bienestar, la opulencia. Es también un motivo de orgullo. Si se trata de la abundancia intelectual, entonces me interesa. Pero no presto especial consideración a la abundancia de bienes materiales. La abundancia en cuestión no sería, en ningún caso, vista como una finalidad. Nos permite alcanzar una meta, algo más. Por ejemplo, la satisfacción de las necesidades vitales es muy importante. En la sociedad actual, existen referencias que confieren una mayor consideración a las personas que gozan de la abundancia. La abundancia permite acceder a la notoriedad, a la distinción en el medio. Sin embargo, no siempre es indispensable para tener acceso a tales cosas.

8-9-10 ¿Cuáles son los valores que usted y sus compañeros practican en la vida cotidiana y en el trabajo? En su opinión, ¿es posible que esos valores predominen un día, en el conjunto de la sociedad? ¿Cómo podrían generalizarse?

En el seno de la ACFB, compartimos principios que guían nuestras acciones y facilitan el buen ambiente de trabajo. En primer lugar, la solidaridad entre los miembros es muy importante y se enraiza en el amor al prójimo. La credibilidad es igualmente un valor que procuramos cultivar. Esto se basa, en primer lugar, en nuestra propia responsabilidad. Si no somos creíbles, los miembros no nos tendrán confianza. Y, si los miembros pierden un día su credibilidad, es la Asociación que caerá, porque los socios perderán la confianza que nos tienen. Insistimos también y por encima de todo en la sinceridad a nivel de la pareja. De hecho, una mujer que no es sincera con su marido no honra nuestra Asociación. Por último, buscamos formar mujeres responsables en todos los aspectos. No es por casualidad que supimos ganar la confianza del concejal. Para que esos valores se integren en la vida práctica de los miembros, damos asistencia moral y financiera a las personas con dificultades. La presencia física, sin estar legalmente instituida como obligatoria, de hecho lo es. En efecto, aquel que se limita a dar asistencia financiera solamente cuando un miembro está desesperado, puede prepararse para recibir la misma asistencia cuando le llegue el turno. Nadie se molestará en acercársele. En materia de asistencia, la ACFB juega también el papel de consejero conyugal, prestando asistencia a las jóvenes en su vida de pareja. Es posible que veamos que un día estos valores se generalicen. Para lograrlo, es necesaria una educación cívica, con la prensa como difusora de información. Son necesarias también las visitas de intercambio. Asimismo, es preciso volver a nuestra tradición que es muy rica en materia de valores. La verdad, la sinceridad y la solidaridad son herencia de nuestros ancestros.

11- ¿Qué innovaciones ha desarrollado usted, en cuanto a la organización, la gestión y la apropiación de los frutos del trabajo?

Hemos asociado la animación cultural a la primera vocación de la Asociación, a saber, la micro-finanza. Se trata de una innovación mayor que ofrece a las mujeres un espacio de entretenimiento y de prestación de servicios remunerados al lado de sus actividades principales para las cuales obtienen los créditos. Del mismo modo, nosotros deseamos salir del cuadro restricto del crédito para ofrecer servicios y ser útiles de algún modo en nuestro barrio. Es en este sentido que la ACFB negocia un contrato de mantenimiento del Jardín público de Vèdoko con el Ayuntamiento de Cotonou. Los frutos del trabajo son compartidos de forma equitativa entre todos aquellos que participan en la tarea. A medida que las actividades evolucionan, se divide el interés entre tres: 1/3 es para la caja y los 2/3 restantes son distribuidos entre los miembros. La presidente no retiene los créditos de los miembros. Una vez concedidos los créditos, cada miembro recibe directamente el suyo, delante de todos los demás. Hay una buena comunicación, lo que permite que haya confianza entre todos los protagonistas.

¿Considera usted importante trabajar en una red de solidaridad o en una cadena productiva solidaria? En su opinión, ¿en qué consiste?

Sí, desearíamos tener una red de solidaridad, pues permaneciendo unidos, podremos lograr más. Consiste en compartir experiencia, visitas e intercambio.

14- ¿Su actividad tiene influencia en la vida de la comunidad? ¿Cómo y en qué esferas?

Nuestras actividades, especialmente la asistencia a las mujeres con dificultades y el acceso al crédito, que ha permitido que se instaure la felicidad en los hogares carentes, han influido en la comunidad. Los niños van a la escuela y sus padres asumen, más o menos alegremente, sus responsabilidades con respecto a ellos. Las parejas jóvenes valorizan la armonía conyugal. Todo esto ha permitido ejercer una influencia positiva en la comunidad que nos rodea.

15- De acuerdo con su experiencia, ¿qué valor y qué significado tiene el trabajo en su vida?

El trabajo en realidad es la sangre que corre por nuestras venas. Es el valor del hombre. Le confiere dignidad y respeto. Mi trabajo en la ACFB hoy en día se separa de la rutina de la administración pública. Ya no se trata de papeles. Yo soy invitada a la concesión de créditos, hago las visitas de inspección a los agrupamientos deseosos de integrar nuestra Asociación, me involucro con los miembros críticos (con dificultad de reembolso), etc. El trabajo es liberador; aquel que no trabaja no tiene derecho a la recompensa.

 

16 ¿Cuál es el papel de la mujer en el seno de una iniciativa económica caracterizada por la cooperación y la solidaridad?

Nuestra asociación es antes que nada una asociación de la mujer y está comprendida por más de un 95% de mujeres. Usted comprenderá que son las mujeres que juegan todos los roles clave. Pero el papel de la mujer en una iniciativa económica de solidaridad va más allá. Las mujeres son la vida misma y sin ellas nada es posible. Ellas son muy importantes, son las guardianas de los valores que cultivamos.

17- ¿Cómo podrían contribuir la política pública y el Estado al progreso socioeconómico?

No veo como, ya que el Estado es antes que nada capitalista.

18- ¿Cree usted que la mundialización de la cooperación y de la solidaridad es posible? ¿Cómo lograr que se torne realidad?

Es difícil considerar que puedan conciliarse la mundialización y la solidaridad. Sin embargo, es necesario que la solidaridad se imponga a la mundialización.

{Entrevista a la Sra. Julienne HOUGBO, realizada por Aurélien ATIDEGLA y Euloge AGBESSI

Institución: ACFB (Asociación de las Cajas de Financiamiento de Benin)

Localidad: Aibatin 2 Cotonou, República de Benin

Fecha: 22/11/2003

Contacto: 03BP4209 Cotonou, tel.: 079947}

Veja também